Hidratación, más allá del agua

19.07.2016

El agua es necesaria para todo proceso metabólico en el cuerpo, transporta los nutrientes a las células y lleva los residuos fuera de ellas. De todas las sustancias que conforman nuestro cuerpo el agua es el mayor componente. Aproximadamente 67 % del peso de una persona adulta y el 84 % en los niños recién nacidos es agua. Tomar agua es esencial para el mantenimiento de órganos y tejidos como la piel, el cerebro, el corazón, la sangre.

Perdemos agua por la orina, las heces, la piel y la respiración, estas pérdidas aumentan con la sudoración a causa del calor ambiental o del ejercicio, así como durante ciertas enfermedades como diarrea, quemaduras, infección, fiebre y alteraciones renales.

Las necesidades de agua varían dependiendo de la edad, sin embargo, es el color de la orina la mejor manera de identificar si se está bien hidratado. Ten presente que la sed aparece cuando ya se está deshidratado y se ha perdido aproximadamente entre 1 a 2% del peso corporal en agua, igualmente la sed desaparece, mucho antes de haber recuperado todo el líquido que se requiere, por lo tanto, hay que hidratarse constantemente.

[No tomar suficiente agua es la principal causa de la sensación de fatiga durante el día]

En estos días de verano, especialmente durante una ola de calor, es importante seguir una serie de recomendaciones para no sufrir un golpe de calor, como se llama popularmente al shock térmico: una subida de la temperatura corporal, un sobrecalentamiento del organismo que deja de realizar sus funciones adecuadamente y presenta dificultades para regular la temperatura. Cuando nuestra temperatura corporal aumenta comenzamos a sudar para enfriarnos, pero cuando la temperatura exterior es muy alta el proceso de sudoración se hace más lento y aparecen algunos síntomas: sensación de debilidad, dolor de cabeza y mareos, palpitaciones, orinar poco, sequedad y enrojecimiento de la piel, ausencia de sudor. Se puede estar deshidratado sin sentir sed, las personas pueden presentar disminución de la memoria, dificultad para prestar atención y para concentrarse, disminución de los reflejos, la coordinación y la destreza, además se genera dolor de cabeza y aumenta la fatiga.

Beneficios de estar bien hidratado

  • Tomar entre 8 y 10 vasos de agua podría aliviar significativamente el dolor de espalda y de las articulaciones, por lo menos al 80% de las personas que los sufren
  • La deshidratación puede causar problemas para concentrarse, enfocar la vista, desmejora la memoria y dificultad para resolver problemas matemáticos
  • Consumir al menos 5 vasos de agua al día reduce el riesgo de padecer cáncer de colon en un 45%, de seno hasta en un 79% y vejiga hasta en un 50%
  • El consumo adecuado de líquidos reduce el riesgo de padecer cálculos renales, infecciones urinarias, estreñimiento, entre otras enfermedades
  • Todas las bebidas hidratan, mantenerse bien hidratado es la mejor forma de cuidar tu salud y preservar tu juventud

Alimentos ricos en agua

No solo se trata de beber agua, que también, sino de elegir alimentos ricos en agua para mantener todo el día el nivel de hidratación. Sandía, pepino, piña, lechuga romana, tomate, melón, zanahoria, espinacas y pera, son alimentos muy hidratantes ya que alrededor del 90 % de su peso es agua. Además, nos aportan vitaminas y minerales y nos ayudan a reponerlos, estos se pierden con la sudoración. Tomar zumos naturales (sin azúcar añadido), gazpacho, infusiones, sopas y cremas frías, es una buena manera de asegurarnos un buen nivel de agua en nuestro cuerpo.