Detoxificación para la fertilidad

25.05.2018

Seguro que habéis escuchado hablar sobre la limpieza de colon o detoxificación del hígado. Aunque parezca una nueva moda, las limpiezas del cuerpo han sido usadas durante miles de años como una forma natural de mantener el cuerpo sano. Prepararse para el embarazo con una limpieza para la fertilidad es una de las cosas más benéficas para hacer antes de quedarse embarazada y puede ser una de las últimas oportunidades que tienes para eliminar de tu cuerpo toxinas que podrían pasar a tu bebé.

Cuando te estás preparando para concebir, uno de los aspectos más importantes es preparar tu cuerpo para ello. Suele ser una buena idea comenzar con una limpieza para renovar tu cuerpo limpiando sangre y útero. La limpieza para la fertilidad estimula el hígado para limpiar el cuerpo de toxinas y del exceso de hormonas, lo que también ayuda al útero a limpiarse a sí mismo de restos de sangre menstrual, incrementar la circulación del útero y tonificar los músculos uterinos.

Hay muchas toxinas que pueden acumularse en hígado, útero, intestinos y tejido adiposo durante años. Algunas de estas toxinas son: metales pesados, medicamentos, anticonceptivos, tabaco, pesticidas, sangre menstrual vieja, exceso de hormonas, heces acumuladas en los intestinos, alcohol, productos químicos ambientales (agua, tierra, tu piel, etc). Muchas de estas sustancias pueden ser eliminadas con la detoxificación. Está especialmente indicada si padeces el síndrome premenstrual, fatiga, estreñimiento, si has tomado píldoras anticonceptivas, si tienes acné, estreñimiento, ojeras, picores en la piel, si has tomado antibióticos u otra medicación durante más de una semana, si en la menstruación tienes sangre oscura, coágulos o dolores (calambres), si has tenido algún desequilibrio hormonal, si sueles tener resfriados y gripe.

A diferencia de otro tipo de limpiezas, la detoxificación para la fertilidad trabaja con las fases del ciclo menstrual enfocándose en ciertas partes del cuerpo. La fase de limpieza del hígado comienza el primer día después de la menstruación y finaliza con la ovulación. Es un tiempo de estimulación del ciclo perfecto para promover que el hígado trabaje más. La fase uterina debería hacerse desde la ovulación hasta el primer día de menstruación. Esta etapa del ciclo es de nutrición y construcción y es cuando las plantas uterinas pueden ayudarte a encontrar el equilibrio hormonal, aumentar el tono muscular y la circulación del útero justo antes de que el periodo empiece.

Se trata de una limpieza especial que utiliza plantas, alimentos y nutrientes esenciales para ayudar a detoxificar el cuerpo y el útero antes del embarazo. No requiere de cambios dietéticos dramáticos pero sí se sugiere empezar a cambiarlos hacia una dieta adaptada para la fertilidad. Pueden darse posibles cambios de humor debidos a la limpieza del hígado; cuando las toxinas y hormonas se liberan pueden cambiar tu estado de ánimo. Esto es buena señal y beber mucha agua ayuda a diluir y eliminar las toxinas.

Los objetivos de la limpieza para la fertilidad son:

  1. Detoxificar el hígado: este órgano ayuda a filtrar toxinas del cuerpo incluyendo el exceso de hormonas. Si hay una sobreabundancia de estrógenos, el hígado estará sobrecargado.

  2. Limpiar el útero: en ciertas ocasiones el útero no es capaz de vaciar todo el contenido de cada ciclo menstrual. Algunas causas podrían ser la mala circulación, exceso hormonal, dieta no saludable o útero desplazado. Cuando esto ocurre podrían aparecer algunos desequilibrios como el síndrome premenstrual, calambres durante la regla, sangre marrón, oscura o morada durante la menstruación, coágulos, endometriosis, síndrome del ovario poliquístico, ausencia de menstruación, largos ciclos o menos de 4 días de sangrado por ciclo. Si el útero no está completamente limpio cada ciclo, la sangre permanece estancada.

  3. Incrementar la circulación del útero: para que el útero tenga un mejor funcionamiento se requiere una circulación adecuada, lo que permite una buena comunicación entre útero y ovarios con el sistema endocrino. Esto es necesario para un adecuado equilibrio hormonal.

La detoxificación para la fertilidad es el punto de inicio para un embarazo exitoso y es un buen punto de partida para cada programa de fertilidad. La limpieza no está pensada para aumentar la fertilidad sino más bien es una herramienta de preparación para la fertilidad, para ayudar al cuerpo a concebir, y se recomienda realizarla 2 veces al año. También puede ser de ayuda en caso de síndrome premenstrual, síndrome de ovario poliquístico, endometriosis, amenorrea, dismenorrea, etc.

Advertencia: no se recomienda intentar concebir durante el mes de la detoxificación debido a que las plantas recomendadas están desaconsejan durante el embarazo. Además, durante la limpieza tu cuerpo está liberando toxinas, lo que puede perjudicar al futuro bebé. Para un buen resultado se aconseja completar la detoxificación pero si te quedas embarazada debes interrumpirla. Tampoco se recomienda hacer en periodo de lactancia.  

¿Quieres recibir más artículos como éste?