¿Puede la alimentación mejorar tu fertilidad?

25.05.2018

Está más que demostrado que lo que comemos influye en nuestra salud, y la salud reproductiva no es una excepción. El peso y la composición corporal, la actividad física y la ingesta de nutrientes son factores que pueden influir en la fertilidad. Tanto los nutrientes como los compuestos químicos añadidos a los alimentos tienen per se actividad fisiológica. Una ingesta desequilibrada de nutrientes puede alterar la homeostasis metabólica y la fertilidad.

Prepararse para la fertilidad con una alimentación adecuada y específica para potenciarla es uno de los cambios que más influyen en la salud reproductiva. Numerosos estudios han demostrado que cambios específicos en la dieta pueden mejorar la fertilidad, prevenir abortos recurrentes y contribuir a un embarazo saludable. Es recomendable comenzar con una limpieza del organismo para eliminar sustancias tóxicas, como ya comenté en una entrada anterior. De los alimentos obtenemos los nutrientes necesarios, pero también sustancias químicas añadidas (disruptores endocrinos) que son perjudiciales para la fertilidad.

¿Cómo es la dieta para la fertilidad?

Es una dieta rica en nutrientes específicos necesarios para potenciar los procesos implicados en lograr un embarazo saludable: mejora la calidad de óvulos y espermatozoides, prepara el útero para la implantación, equilibra las hormonas, etc. En definitiva, es una forma de alimentarse que apoya las funciones reproductivas del cuerpo.

Aunque algunos nutrientes apoyan determinados procesos de la salud reproductiva, no existe una dieta para la fertilidad igual para todos. Cada uno de nosotros somos únicos y esta dieta debe ser adaptada a las circunstancias de cada persona. De igual manera que no es igual para el hombre que para la mujer.

¿Qué beneficios tiene seguir una dieta para la fertilidad?

  • Aporta antioxidantes, vitaminas y minerales que protegen el ovocito y el espermatozoide del daño causado por los radicales libres

  • Ayuda a mantener el equilibrio hormonal aportando las grasas necesarias para la síntesis y función hormonal

  • Optimiza la salud gracias al aporte de nutrientes

  • Disminuye la posibilidad de tener un aborto

  • Ayuda a tener una buena reserva de nutrientes para el embarazo

¿Por qué seguir una dieta para la fertilidad?

El embrión necesita determinados nutrientes tanto para su formación como en los primeros estadios, incluso antes de saber que estás embarazada, y un déficit de estos nutrientes puede causar defectos de nacimiento. Esta dieta está diseñada para obtener todos estos nutrientes. Hay que tener en cuenta que la alimentación que llevamos ahora repercute en las células reproductivas femeninas y masculinas a los 90 días, por lo tanto, para obtener buenos resultados la dieta para la fertilidad debe seguirse (como mínimo) durante este tiempo. Además, esta dieta ayuda a equilibrar las hormonas, siendo el mejor tratamiento para las mujeres con síndrome de ovario poliquístico o endometriosis para conseguir un embarazo.

La dieta para la fertilidad está basada en la ciencia

Las recomendaciones dietéticas y nutricionales para la fertilidad están basadas en estudios científicos, datos nutricionales y medicinas naturales ancestrales, con el fin de potenciar la fertilidad y reducir las complicaciones durante el embarazo.

La universidad de Harvard realizó un estudio en el que se observó que las mujeres que realizaron cambios según una dieta para la fertilidad, disminuyeron en un 80 % el riesgo de infertilidad debido a alteraciones en la ovulación. Estas mujeres comían menos grasas saturadas y azúcares, más proteínas vegetales que animales, más fibra y hierro, tomaban más multivitaminas y presentaban un menor IMC, hacían ejercicio durante más tiempo y consumían productos lácteos enteros y menos lácteos light.

Cuando el estado nutricional es óptimo el cuerpo es capaz de repararse y regenerarse, lo cual es muy importante para la fertilidad, especialmente si hay un problema de infertilidad.  

¿Quieres recibir más artículos como éste?